A minha Lista de blogues

quinta-feira, 4 de maio de 2017

Dudamel e a crise na Venezuela


Gustavo Dudamel é um maestro e violinista venezuelano com uma carreira de grande sucesso internacional. Atuou diversas vezes em Portugal. Presentemente, é o maestro principal da Orquestra Sinfónica de Gotemburgo e diretor musical da Orquestra Filarmónica de Los Angeles.

Hoje reagiu na sua página de facebook à morte de um jovem músico nas manifestações que têm ocorrido quase diariamente na Venezuela e em especial em Caracas e que contam já com mais de três dezenas de mortos.

Com uma faixa negra onde está escrito o nome do músico Armando Canizales Carrillo, pode ler-se em castelhano e inglês:




LEVANTO MI VOZ / I RAISE MY VOICE



GUSTAVO DUDAMEL·QUINTA-FEIRA, 4 DE MAIO DE 2017


Mi vida entera la he dedicado a la música y al arte como forma de transformar las sociedades. Levanto mi voz en contra de la violencia y la represión. Nada puede justificar el derramamiento de sangre. Ya basta de desatender el justo clamor de un pueblo sofocado por una intolerable crisis. Históricamente el pueblo venezolano ha sido un pueblo luchador pero jamás violento.


Para que la democracia sea sana debe haber respeto y entendimiento verdadero. La democracia no puede estar construida a la medida de un gobierno particular porque dejaría de ser democracia. El ejercicio democrático implica escuchar la voz de la mayoría, como baluarte último de la verdad social. Ninguna ideología puede ir más allá del bien común. La política se debe hacer desde la consciencia y en el más absoluto respeto a la constitucionalidad, adaptándose a una sociedad joven que, como la venezolana, tiene el derecho a reinventarse y rehacerse en el sano e inobjetable contrapeso democrático.


Los venezolanos están desesperados por su derecho inalienable al bienestar y a la satisfacción de sus más básicas necesidades. Las únicas armas que se le puede entregar a un pueblo son las herramientas para forjar su porvenir: instrumentos musicales, pinceles, libros; en fin, los más altos valores del espíritu humano: el bien, la verdad y la belleza.


Hago un llamado urgente al Presidente de la República y al gobierno nacional a que se rectifique y escuche la voz del pueblo venezolano. Los tiempos no pueden estar marcados por la sangre de nuestra gente. Debemos a nuestros jóvenes un mundo esperanzador, un país en el que se pueda caminar libremente en el disentimiento, en el respeto, en la tolerancia, en el diálogo y en el que los sueños tengan cabida para construir la Venezuela que todos anhelamos.


Es el momento de escuchar a la gente: Ya basta. 
Gustavo Dudamel


1 comentário: